20150405225959-bandiera-pirata-jollyroger

Se me ocurrió escribir este post cuando Sheyla dió su opinión sobre esto en una de mis primeras entradas (¿Libro o E-reader?).

Para empezar, ¿Por qué se le llama piratería?

Los primeros piratas aparecieron a partir de la navegación, por lo tanto, la piratería es CASI tan antigua como las embarcaciones, sobre todo las dedicadas al comercio. Estos piratas se dedicaban a saquear otros barcos, robando sus cargas y pidiendo rescates por sus tripulantes. Y por mucho tiempo esa fue la única acepción.

No hay consenso respecto de la etimología de la palabra “pirata”: puede derivar tanto del latin pirāta, que por su parte procedería del griego πειρατης (peiratés) compuesta por πειρα, -ας (peira), que significa ‘prueba’; a su vez deriva del verbo πειραω (peiraoo), que significa ‘esforzarse’, ‘tratar de’, ‘intentar la fortuna en las aventuras’.; como del griego pyros (‘fuego’). El fundamento que se alega es que tras un acto típico de amotinamiento en un barco, para eliminar cualquier tipo de pruebas y toda posibilidad de buscar culpables finalmente se le prendía fuego, no sabiendo por tanto quién había muerto en la trifulca y quién no, resultaba prácticamente imposible encontrar algún culpable si se daba a todos por desaparecidos. Siendo por tanto el término pirata equivalente a incendiario.

Hoy en día, tenemos:

Piratas del asfalto
fast3

Piratas de la noche

(aquellos que se van de trampa y que los Auténticos Decadentes describen en una de sus más populares canciones)

 

Piratas informáticos

hackers-anonymus

De los 3, el primero es el único conceptualmente correcto, en los otros dos no encuentro el fundamento para recibir esa denominación.

Ahora, dejando atrás la primera cuestión (que si se dieron cuenta queda sin responder), me dedico a la segunda:

¿Para qué violar los derechos de autor que tiene una persona sobre su obra?

Yo veo dos respuestas posibles:

  1. Para sacar provecho vendiendo la obra ajena y lucrar con ella.
  2. Para ampliar el alcance de esa obra enriqueciendo la cultura.

En ambos supuestos, las consecuencias negativas para el autor y todo aquel incluido en el proceso de hacer llegar su obra al público de una forma legal, son las mismas: menos copias originales vendidas y lo que ello conlleva. Pero, a pesar de esto, yo defiendo la segunda respuesta: me parece más beneficioso el acceso libre al conocimiento y cultura, que la restricción a estos para beneficio de algunos. El ser humano es, por naturaleza, egoísta. El altruismo llega con la conciencia social derivada de un entorno socio-cultural-educativo adecuado. No me considero completamente altruista, pero me gusta reconocerme a favor del bien mayor para la humanidad, que en mi opinión es la búsqueda del conocimiento, en todas sus ramas. Este conocimiento puede llegar a traer consigo un beneficio inmensurable. De cualquier otra forma, estaríamos desperdiciando nuestro potencial.

Yo, particularmente, me contentaría con contar con el reconocimiento por mi obra, y si trae beneficios, bienvenidos sean. No me molestaría que circulen copias “ilegales” de lo que podría llegar a aportar a la cultura.

Para terminar y clarificar, doy un ejemplo de mi experiencia personal:

De chico yo tenía (todavía tengo) una consola de videojuegos SEGA, y mucho tiempo le dí uso jugando a los juegos originales. Más tarde tuve, para PC, un emulador de ésta consola, dándome la posibilidad de jugar decenas de títulos que nunca hubiera jugado. Muchos estaban en ingles, idioma que no dominaba, pero uno en particular me incentivó a querer aprenderlo para avanzar: QuackShot. Gracias a este juego, “pirata”, y a otros que le siguieron pude aprender este idioma, proeza en la que fallaron varios maestros previamente.

QuackShot_starring_Donald_Duck_-_1991_-_Sega

Espero sus comentarios y opiniones.

 

Anuncios